Clikeen_erp

¿Por qué debo tener un ERP?

Empecemos por el principio ¿Qué es un ERP?

ERP viene del inglés Enterprise Resource Planning, su traducción al español es Software de Gestión Integrada y podemos definirlo como un sistema de módulos con el que poder gestionar toda nuestra empresa adaptable a nuestras necesidades.

 

¿Qué puedo hacer con un ERP?

Con un sistema de gestión puedes dar de alta clientes, facturar, generar presupuestos, gestionar los pagos, conocer tu stock, incluso algunos ERP tienen la posibilidad de gestionar tu cartera de potenciales clientes para concertar visitas y captar nuevas ventas. En resumen, puedes llevar el control de toda tu empresa desde una sola herramienta.

 

Después de esta pequeña introducción si podemos dar respuesta a la pregunta inicial ¿Por qué debo tener un ERP?

Utilizar un sistema de gestión para tener tu negocio siempre controlado es muy recomendable, en nuestro país, los autónomos o pequeñas empresas utilizan hojas de cálculo tipo Excel para gestionar clientes y ventas o documentos de Word para realizar presupuestos, esta solución no es la idónea ya que se pueden perder miles de euros por un simple error, además de necesitar varios programas que nos hacen perder mucho tiempo ya que no están desarrollados para esta labor.

Quizá el problema esté en nuestra cultura, históricamente tendemos a pensar que una solución de este tipo está orientada a grandes empresas por su elevado coste de implementación y mantenimiento, pero hoy en día, gracias a los nuevos sistemas cloud, podemos disponer de sistemas ERP por menos de 10€ al mes sin ningún coste inicial. Actualmente existen en el mercado más de 80 sistemas de gestión diferentes, sólo tenemos que probar y elegir el que más se adapte a nuestras necesidades. Lo que nos lleva a la siguiente cuestión ¿Cómo elegir bien un ERP? Esta pregunta la resolveremos ampliamente en el próximo post…

slide1

Como el sistema Cloud ahorra miles de euros a mi empresa

Los sistemas basados en SaaS (Software as a Service) bajo una plataforma Cloud conlleva grandes ventajas en cuanto ahorro energético. Se ha comprobado que las empresas que utilizan servicios en la nube emiten menos cantidad de dióxido de carbono a la atmósfera y consumen alrededor de un 85% de energía menos. La principal razón se debe a que las organizaciones prescinden de los servidores que antes tenían alojados en sus instalaciones. Se estima que un servidor consume alrededor de 600W para una empresa de 10 empleados, el consumo equivalente en un sistema Cloud podría dar servicio a cientos de usuarios.

La gran ventaja del Cloud es que sólo consume los recursos necesarios en cada momento, compartiendo el sistema hardware entre todos los usuarios y optimizando la energía consumida pudiéndose adaptar a periodos vacacionales o de menor actividad de unas empresas en beneficio de las otras. Un servidor físico está siempre encendido en la oficina aunque no se esté utilizando.

Los servidores más modernos ya cuentan con fuentes de alimentación de eficiencia energética así como discos duros Green y otros componentes que entran en standby cuando no están en uso, pero para muchas empresas no se plantean cambiar su servidor antiguo por uno más moderno debido a la elevada inversión.

Es importante tener en cuenta que un servidor físico debe llevar asociado un sistema de refrigeración y un SAI (Sistema de Alimentación Interrumpida) lo que incrementa el consumo total hasta los 1500W por empresa.

Por último, toda empresa con un servidor en sus instalaciones requiere de una sala aclimatada y un rack donde colocar el/los servidores además del espacio del SAI y el  sistema de refrigeración. El espacio físico medio de estas salas suele ser de 5m2 que podría ser utilizado para otros fines.

Como resumen, el pago por uso nos ahorra muchos gastos fijos que no somos conscientes que tenemos hasta que no damos el salto a la nube.